Estibaliz Ortega | Psicóloga

Me llamo Estíbaliz Ortega. Desde bien pequeña he tenido una relación especial con los animales y la naturaleza.  Rebelde por muchos años siempre me he revelado contra toda clase de sistemas sin encajar del todo en ninguno. Conozco el dolor emocional y me he encontrado perdida en muchas ocasiones sin entender de qué se trataba esto que llamamos vida. Ante tanta confusión decidí emprender mi propio viaje de investigación para sanarme y después acompañar a las/os demás en sus procesos. Gracias a mi propia experiencia he tenido una sensibilidad especial que me ha ayudado a “ver” la parte más íntima de las personas y sus heridas, al mismo tiempo reconozco la fuerza de mi presencia en el acompañamiento.

Me licencié en psicología y me formé como psicoterapeuta Gestalt. A través de esta formación tomé conciencia y empecé a hacerme responsable de mi propia vida despegándome del papel de víctima que me había acompañado durante tanto tiempo. Me he enfrentado a mi propia soledad, dándome cuenta de que soy la única que puede llenar ese “vacío” del que nos pasamos la vida huyendo.

Después de formarme en igualdad de género mi proceso personal se tornó hacia un interés en descubrir mi propia feminidad, en un mundo donde todo está diseñado desde una perspectiva masculina, por lo que las mujeres en consecuencia hemos olvidado nuestra propia naturaleza femenina, y los hombres, os veis obligados a mantener una imagen en la que no tenéis “permiso” para expresar vuestro lado más sensible, con lo que ambos estamos tremendamente heridos. Esto nos ha llevado a establecer relaciones de dependencia creando  unas necesidades, que ya no cumplen una función adaptativa, sino todo lo contrario.

Más adelante a través de la sonoterapia; cuencos tibetanos y la voz, aprendí a cuidar mi vibración y tomar conciencia de la constante fugas de energía de todo tipo a las que estamos expuestas/os en esta sociedad cada vez más demandante.

A través del tantra, yoga y meditación comencé el viaje hacia mí misma,  conectándome con mi cuerpo y espiritualidad. Empecé a cultivar la compasión y amor propio, aprendiendo a dejarme sorprender por la vida.  Actualmente sigo en constante crecimiento y formación personal-profesional comprometida con la herramienta más valiosa que tengo, que soy yo misma, para poder acompañarte en tu camino de regreso a casa.

«No se trata de encajar, se trata de vivir la vida que quieres»