Por qué es importante ir a psicoterapia

¿Te has fijado en cómo cada vez nos estamos volviendo más solitarias/os y ocupadas/os? ¿En cómo el trabajo ocupa gran parte de nuestro tiempo y/o en nuestro tiempo libre tratamos de evadirnos de nuestra propia realidad? ¿Te has fijado en que las relaciones personales son cada vez más superficiales y frías? ¿en que cada vez dedicamos menos tiempo a cultivar y cuidar de nuestras relaciones de amistad o familiares?

Paradójicamente cuanto más conectados a la red virtual estamos más nos desconectamos de la red humana, cuanto más crece la comunicación exterior más decrece la interior, la que tenemos con nosotros mismas/os y con la vida. Nos hemos desconectado de nuestros cuerpos y de sus necesidades básicas, cada vez nos parecemos más a una máquina, se nos ha olvidado que sentimos, y que necesitamos las relaciones humanas y el afecto.

La psicoterapia puede ayudarte a recordar tu parte humana, ayudarte a reconocerte, recordar tu valor, y enfrentar tus propios “demonios”, acogiéndolos amorosamente, para que te des cuenta que todo valió la pena porque traía un aprendizaje, la psicoterapia te ayuda a integrarlo y a crecer volviendo a confiar en la vida.

Además a lo largo de la vida atravesamos diferentes fases evolutivas y vivimos procesos vitales, duelos, pérdidas, crisis, miedos…Lo lógico es que cualquier persona necesite apoyo psicológico, emocional en algún momento de su vida. Ir a psicoterapia sigue teniendo hoy en día cierta connotación negativa, aunque quiero creer que esta idea está cambiando, porque la verdad es que es un acto de responsabilidad contigo misma/o y con tu vida. Ir a psicoterapia significa cuidarte, crecer, conocerte, significa tener valor, ir a psicoterapia es darte amor propio.

Cómo elegir a tu psicóloga/o

Seguro que has escuchado alguna experiencia buena y/o mala de alguien que ha ido a psicoterapia. Elegir a tu psicóloga/o puede no ser una tarea sencilla, sobre todo si no tienes claro el enfoque con el que te gustaría que se abordara el asunto que te preocupa.

Por supuesto, esto no tienes por qué saberlo, y si es así, aprovecho para informarte que dentro de la psicoterapia, en psicología, existen diferentes enfoques, como son psicoanálisis, cognitivo- conductual, humanista, sistémico…entre otros, ¿te suenan? Cada psicóloga/o aborda sus terapias desde un enfoque que concuerda en cómo la psicóloga/o le da sentido al asunto que has traído a consulta.

Además de diferir en cómo da sentido, también la intervención que se realiza es diferente. Los enfoques no son ni mejores ni peores, puedes preferir uno y otro en función de tu filosofía de vida, pero no dejan de ser herramientas, y lo que de verdad es importante es la/el profesional que está detrás. Además de esto también hay que tener en cuenta que no todas/os somos iguales y no se conecta de igual forma con todas las personas, por lo que es posible que alguien que conecte muy bien con cierta/o psicóloga/o no lo haga con otra/o o vicerversa. Por otro lado, también otro punto a tener en cuenta es que una profesional que trabaja por su cuenta, tiene más libertad a la hora de expresar su creatividad sin tener que seguir un marco o protocolo, por lo que la terapia puede tener más fluidez.

Por último, yo pienso que tengas la experiencia que tengas, no te cierres a volver a intentarlo con otra/o profesional porque cada una/o somos distintas/os y hay muchos factores a tener en cuenta. Tampoco hace falta tener un máster para elegir a la psicologa/o que queremos ir, pero nunca está de más que nos informemos de si vamos a sentirnos seguras/os con la persona a la que vamos a mostrar nuestro lado más vulnerable.

La sociedad está tan enferma que todas/os deberíamos tener una psicóloga/o de “cabecera”, o mejor dicho, de corazón.

Si estas leyendo estas palabras te animo a que te pares y te preguntes honestamente hasta cuándo estás dispuesta/o a esperar a pedir ayuda.